domingo, 26 de febrero de 2017 I Buenos Aires, Argentina
Enviar comentario Recomendar Imprimir Ampliar tamaño Reducir tamaño
Economía
Apunta al corto plazo el mercado de capitales
12.02.2017 |

POR CHRISTIAN REOS * 

No pasó un mes de su asunción, pero Trump ya le impuso un ritmo a su administración que tiene a muchos votantes republicanos maravillados y al resto del mundo en guardia y expectantes.
Mientras el mundo intenta descifrar a un Trump dispuesto a no ser "políticamente correcto", el mercado de acciones norteamericano sigue alcanzando nuevos records, apostando a que el nuevo presidente cumpla sus promesas de campaña: baja de impuestos, menores regulaciones, mayor gasto en infraestructura; es decir, apostando a que se despierten los "animal spirits".

La mayoría de los economistas continúa alertando que estas medidas pueden ser pan para hoy, hambre para mañana, pero por ahora el mercado de capitales tiene el foco puesto en el corto plazo, que la rueda empiece a girar y las empresas incrementen sus ganancias durante 2017 y 2018.

En el universo de la renta fija, los inversores lograron reponerse parcialmente al golpe sufrido ante el cambio de expectativas que generó el triunfo de Trump. Actualmente la tasa a diez años de Estados Unidos está estabilizada en torno a 2,45% anual (luego de superar los 2,6%), los bonos emergentes han recuperado parte de lo perdido desde noviembre, y la menor volatilidad en la tasa larga norteamericana abrió una nueva ventana para emisiones primarias.

El último dato del mercado laboral de Estados Unidos, en el cual se observa que la creación de empleo continúa sólida pero que el incremento del costo salarial se mantiene estable, quitó presión a los mercados de deuda, y diluye en alguna medida la probabilidad de una inminente suba de tasas por parte de la Fed (igualmente no puede descartarse que ocurra en marzo).

Consideramos que las tasas norteamericanas seguirán subiendo en el transcurso del año, por lo que las apuestas en bonos largos deberían ser limitadas. La luna de miel del mercado de acciones con Trump puede continuar mientras los inversores evalúan las medidas económicas que la nueva administración vaya tomando.

En el resto del mundo, a medida que transcurra el año, las elecciones presidenciales en Europa irán ganando momentum y luego de lo vivido en 2016 claramente ningún resultado puede descartarse.

ARGENTINA

En la Argentina, la bolsa local tuvo una excelente performance desde principios de año (Merval Argentina +15% en enero), con un volumen de operatoria mensual record. De a poco empiezan a verse nuevamente los "brotes verdes" en la economía, si bien todavía falta que se recupere el principal componente del PBI, que es el consumo (habrá que esperar a que se efectivicen las negociaciones salariales en los próximos dos a tres meses).

La posible inclusión del país dentro de los índices de mercados emergentes genera además una demanda adicional por las acciones argentinas. Las mejoras puntuales que se están viendo en la actividad económica despertaron también a los cupones del PBI (+20% los emitidos en pesos y +10% los de dólares en el último mes).

Estos títulos habían quedado en el ostracismo luego que el gobierno nacional no ofreciera el prometido "collar" de opciones sobre este instrumento, que iba a salir antes de fin de 2016. Si en el transcurso del año aumentan las chances de crecer arriba de 3%, los cupones del PBI se convertirán en los títulos públicos con mayor potencial de suba.

Al igual que en la región, los bonos argentinos se recuperaron parcialmente luego de la baja sufrida al ganar Trump. El gobierno nacional aprovechó la reciente calma en las tasas norteamericanas para emitir deuda de corto y mediano plazo (es un año de alto déficit y fuertes vencimientos), y en estos días varias provincias y empresas están imitándolo.

El continuo ingreso de dólares financieros está generando una apreciación del peso contra el dólar, y con una inflación en torno al 20% anual, la pérdida de competitividad se incrementa (al menos Brasil también está apreciando su moneda). De corto plazo consideramos que el dólar seguirá dentro de un rango acotado, por el ingreso de dólares financieros, de la cosecha gruesa y de la exteriorización de bienes.

Con un dólar estable, mantenemos un porcentaje de la cartera de renta fija en lebacs, y completamos las inversiones en pesos con el tramo largo de la curva CER (bonos que ajustan por inflación). Para inversiones en dólares preferimos el tramo medio de la curva, aprovechando días de volatilidad para incorporar corporativos o provinciales que paguen un diferencial de tasa mayor a 150 pb sobre el soberano.

En acciones, nuestras preferencias son: YPF y Pampa Energía en energía; Edenor y TGS en servicios públicos; Banco Macro y Galicia entre las financieras; Telecom y Nortel en medios; Ternium en materiales.

* Economista de Allaria Ledesma.

Enviar comentario Recomendar Imprimir Ampliar tamaño Reducir tamaño
Ranking de notas
 Por sección Todas las secciones Comentadas Recomendadas