miércoles, 22 de febrero de 2017 I Buenos Aires, Argentina
Enviar comentario Recomendar Imprimir Ampliar tamaño Reducir tamaño
Economía
El cambio de autoridades refleja la preocupación del Presidente respecto del deficit publico
En el centro, la política fiscal
06.01.2017 | La división en varias carteras del área económica es un problema que debería tratar de compensarse con una regla que paute techos para el crecimiento del gasto estatal medido en moneda constante.

Por Daniel Artana *

La última semana del año 2016 trajo aparejadados noticias importantes: la confirmación de que el blanqueo de capitales será muy exitoso, quizás llegando a una exteriorización total de alrededor de 20% del PIB cuando se conozcan los resultados finales en abril de 2017, y la salida del Ministro de Hacienda y Finanzas y posterior división del ministerio en dos carteras. 
El éxito del blanqueo puede actuar como un coordinador de expectativas que permita concretar la demorada reactivación de la economía. Los ingresos de una sola vez asociados a la multa (la opción preferida por la gran mayoría de los que regularizaron su situación con el fisco) serían del orden de 1% del PIB y alcanzarían para cumplir con los pagos de las sentencias judiciales a favor de los jubilados dentro del programa de reparación histórica (que también son un gasto de una sola vez).
El impacto sobre los ingresos fiscales futuros de la enorme suma blanqueada es más limitado porque una parte puede invertirse en alternativas exentas de impuestos o de baja rentabilidad. En el mejor de los casos podría llegar a mejorar la recaudación de los impuestos a las Ganancias y a los bienes personales en alrededor de 0,5% del PIB, suma que además se debe compartir con las provincias. 

PREOCUPACION

El cambio de autoridades refleja la preocupación del Presidente respecto del manejo de la política fiscal ya que decidió confirmar (y ascender) al Secretario de Finanzas y no hizo lo propio con el Secretario de Hacienda.
Además, la preocupación por el tamaño del déficit fiscal fue expresada claramente por las máximas autoridades del país pero hasta ahora no se conocía un programa para cumplir con una reducción gradual del mismo. 
Una corrección gradual del déficit fiscal puede no ser creíble, más aún después de que el Gobierno modificara los anuncios realizados a comienzos de su gestión, aumentando el déficit primario para el año 2017 en casi un punto del PIB. 
El nuevo ministro deberá tratar de lograr revertir ese problema. Para ello, un primer paso es cumplir (sin maquillaje) con la reducción prevista del déficit primario para el año próximo, de algo menos de medio punto del PIB.
Un segundo instrumento sugerido por el nuevo Ministro antes de asumir, es introducir una regla fiscal, medida que ha adoptado una cantidad creciente de países en los últimos años. 
Las reglas fiscales pueden tener como objetivo mejorar la sostenibilidad de la deuda pública (que no es el problema central de la Argentina,al menos hoy) o de lograr una reducción del déficit y del peso del Estado en la economía. Hay varios trabajos que muestran que los países que tienen alguna regla fiscal han sido más exitosos a la hora de mejorar la disciplina fiscal.
No obstante debe señalarse que los trabajos disponibles muestran que es más fácil lograr la mejora fiscal que se desee cuando existen ministerios de Hacienda/Economía fuertes (en relación al resto de los miembros del gabinete).
Entonces, la división en varias carteras es un problema que debería tratar de compensarse con la regla fiscal. Las reglas pueden poner el foco en el tamaño del déficit o de la deuda pública, o en pautar un sendero para el gasto público. 

TECHOS

Dado que el Gobierno ha mostrado su preocupación por el tamaño del déficit y del nivel de gasto,la regla debería pautar techos para el crecimiento del gasto medido en moneda constante. Si dicho crecimiento fuese nulo durante varios años, el gasto nacional caería a un ritmo de 0,7% del PIB por año si la economía crece aun promedio de 3% anual,y en alrededor de 1,5% del PIB si la misma regla fuese seguida también por provincias y municipios. 
Para que la regla sea cumplida con mayor facilidad es recomendable incluir cláusulas de escape pautadas de antemano ante eventos inesperados y que impacten seriamente la economía (por ejemplo, ante una crisis financiera internacional como ocurrió en 2008/2009). 
También es habitual que la regla opere sólo para el gasto corriente, dejando mayor libertad para la inversión pública. En cualquier caso,es importante que se audite ex post que la regla se cumplió sin utilizar contabilidad creativa, problema incluso que ha afectado a algunos países desarrollados. Algunos analistas han propuesto que las auditorías las realicen agencias no gubernamentales, profesionales e independientes. 
El foco en el problema fiscal es importante pero deben resolverse varios interrogantes. Algunos están referidos a las propias variables fiscales, ya que se han reducido impuestos y aumentado erogaciones corrientes en forma permanente. Además, todavía subsiste el problema externo con un déficit elevado que no se utiliza para invertir, sino para sostener niveles de consumo alcanzados en momentos en que las variables externas eran mucho más favorables. 
* Economista de FIEL.

Enviar comentario Recomendar Imprimir Ampliar tamaño Reducir tamaño
Ranking de notas
 Por sección Todas las secciones Comentadas Recomendadas